info@iumalaga.com   952 222 735






Instituto Urología Málaga

Cirugía Laparoscópica

Con el abordaje laparoscópico se evita la realización de grandes incisiones sobre el abdomen del paciente, lo que permite obtener importantes ventajas, como menor dolor post-operatorio, menor tiempo de hospitalización, menor tasa de complicaciones postoperatorias, menor período de convalecencia, menor pérdida de sangre y por lo tanto menor número de transfusiones. Otra de las grandes ventajas de la laparoscopia consiste en la visión amplificada del órgano a operar lo que se traduce en una mayor precisión en los movimientos y gestos del equipo quirúrgico.

La cirugía laparoscópica se basa en un abordaje quirúrgico mínimamente invasivo que consiste en operar al paciente sin tener que hacer incisiones amplias sobre la pared abdominal para permitir al cirujano introducir sus manos o sus instrumentos en el abdomen del enfermo, lo que significa reemplazar el acceso quirúrgico tradicional abierto por pequeñas incisiones a través de las cuales se introduce una óptica conectada a una mini-cámara de vídeo e instrumentos quirúrgicos. 

En la cirugía laparoscópica se realiza una pequeña incisión (puerto) de 1 a 2 cms. a través de la cual se introduce una cámara de 10 mm de ancho que está conectada a un monitor de televisión desde donde el equipo quirúrgico puede ver la imagen del interior del abdomen paciente. A través de este abordaje se introduce un gas llamado dióxido de carbono en la cavidad abdominal del paciente, para de esta forma crear un espacio para poder operar.

El abordaje quirúrgico se completa con otras 3 o 4 puertos que oscilan entre los 5 y 10 mm. a través de las cuales se introducen instrumentos quirúrgicos como pinzas, tijeras, elementos de coagulación y otros que permiten realizar la operación sin tener que abrir al paciente.

Los enormes adelantos en la tecnología del video y las cámaras, principalmente con el advenimiento de la imagen digital, ha permitido que su aplicación a la laparoscopia ofrezca un enorme beneficio. La imagen obtenida es nítida, magnificada y ampliada, lo que permite que el cirujano vea los órganos mucho más grandes y más de cerca, otorgándole una precisión mayor y facilitando la visualización de los detalles para garantizar una cirugía más meticulosa.