info@iumalaga.com   952 222 735






Instituto Urología Málaga

Tumores Urológicos

Cáncer de vejiga

El cáncer de vejiga es uno de los tumores más frecuentes en el hombre y comporta una gran morbimortalidad. En el mundo occidental es el cuarto tumor maligno en orden de frecuencia, detrás de los de pulmón, próstata y colon.

En Europa supone el 5-10% de los tumores en el hombre. En España se calcula cerca de 8.000 nuevos casos anuales y es el segundo tumor más frecuente del aparato urinario tras el de próstata. La presentación clínica más frecuente se produce con la aparición de sangre en la orina o hematuria.

En el momento del diagnóstico el 85% de los tumores de vejiga son superficiales y su tratamiento se basa en técnicas endoscópicas (Resección Transuretral de Vejiga) y quimioterapia intravesical posterior, lo que permite conservar la vejiga en la mayoría de los casos.

El resto se consideran tumores infiltrantes ,porque afectan al músculo de la vejiga, y en la mayoría de los casos el  tratamiento indicado y con mayores tasas de control local y curación se basa en la realización de Cistectomía radical con linfadenectomía extendida y derivación urinaria, que puede ser externa a la pared abdominal con estoma cutáneo o interna mediante la creación de neovejigas ortotópicas con intestino, conservando el paciente la micción uretral en estos casos.

Estas complejas técnicas de cirugía reconstructiva del tracto urinario están ampliamente desarrolladas en nuestra Unidad, por lo que siempre que resulta factible son ofertadas a nuestros pacientes con esta grave patología.

Cáncer de Vías Urinarias Superiores

En el caso de tumores que afectan a las vías urinarias superiores (uréter y pelvis renal) el tratamiento puede ser conservador o radical según la extensión de la enfermedad.

En estos últimos casos, la nefroureterectomía radical laparoscópica ha adquirido la condición de tratamiento estándar para los pacientes con tumor de urotelio que necesitan una exéresis completa de uno de sus tramos urinarios superiores.

Los resultados oncológicos y de supervivencia son superponibles a los de la nefroureterectomía abierta. La indicación sería, en general, el tumor de vías localizado, no metastásico, como para la cirugía abierta.

Cáncer de Riñón

El carcinoma renal representa del 2% al 3% de todos los cánceres, hallándose la mayor incidencia en los países más desarrollados. El incremento anual de la incidencia en toda Europa es del 2%, excepto en Dinamarca y Suecia.

La utilización de técnicas de imagen, como la ecografía y la tomografía axial computarizada (TAC) han incrementado el número de diagnósticos incidentales de cáncer renal. Pero a pesar de este incremento de la tasa de detección fortuita, la mortalidad por cáncer renal permanece inalterable hasta la fecha y paralela a la incidencia transitoria. El pico de incidencia se halla entre los 60 y 70 años, con predominancia en el hombre sobre la mujer (1,5:1).

Entre los factores etiológicos figuran el estilo de vida, como por ejemplo fumar, la obesidad y el tratamiento contra la hipertensión. La profilaxis más eficaz consiste en no fumar cigarrillos y evitar la obesidad.

El tratamiento de preferencia en terapia curativa para pacientes con cáncer de riñón sigue siendo la nefrectomía radical. Sólo la cirugía sigue siendo curativa después de la eliminación completa del cáncer. En los tumores más pequeños se recomienda la cirugía conservadora del órgano.

En nuestra Unidad ofrecemos a los pacientes con cáncer de riñón localizado el tratamiento mediante técnicas mínimamente invasivas, como son la Nefrectomía radical laparoscópica y Nefrectomía parcial laparóscópica (en tumores inferiores a 5 cm), con elevadas tasas de curación oncológica y una mínima agresión sobre la pared abdominal, lo que conlleva una más temprana recuperación postoperatoria.

Cáncer de Testículo

El cáncer de testículo es relativamente infrecuente, representando aproximadamente el 1-1,5% de todos los cánceres masculinos. No obstante, es el cáncer que más afecta a los hombres jóvenes con edades comprendidas entre los 30 y 40 años.

La mayoría de estos tumores proceden de las células germinales y más del 70% de los pacientes son diagnosticados en estadios tempranos de la enfermedad.

Actualmente presentan elevadas tasas de curación con los tratamientos existentes basados en cirugía, quimioterapia y radioterapia. Dentro del tratamiento quirúrgico debe realizarse en todos los casos Orquiectomía radical inguinal y en los casos indicados extirpación de los ganglios afectados mediante una técnica quirúrgica conocida como Linfadenectomía retroperitoneal con técnicas de preservación de la eyaculación.

Cáncer de Pene

El carcinoma de pene es un cáncer maligno poco frecuente con un rango de incidencia de 0,1 a 7,9 por cada 100.000 varones.

Los hábitos sociales y culturales parecen ser importantes factores asociados al cáncer de pene. Un ejemplo de ello es que del 44% al 90% de los pacientes padece fimosis previa; y existen datos documentados que asocian el papilomavirus humano con el cáncer de pene.

El tratamiento de estos tumores siempre es quirúrgico y existen diferentes técnicas que deben ser aplicadas en función del estadio tumoral en el momento del diagnóstico.

Estas técnicas son la Penectomía parcial, Penectomía radical y uretrostomía perineal, Linfadenectomía inguinal y Emasculación.

Cáncer de Próstata

Actualmente el cáncer de próstata se considera uno de los principales problemas médicos a los que se enfrenta la población masculina. Esta enfermedad representa el 9% de las muertes por cáncer registradas en los hombres.

A medida que aumenta la esperanza de vida del hombre, se observa una mayor incidencia y mortalidad por cáncer de próstata. Aparte de la edad, el principal factor de riesgo es el hereditario. Además la clínica parece respaldar la idea de que factores exógenos, como la raza, las dietas ricas en grasa animal, la exposición a metales pesados, etc. Pueden tener un efecto importante en el desarrollo del cáncer de próstata.

La aparición de un parámetro fiable en sangre, el antígeno prostático específico (PSA), ha permitido diagnosticar a un mayor número de hombres en un estadio más temprano de la enfermedad, cuando se les pueden ofrecer tratamientos curativos.

En nuestra Unidad ofrecemos a los pacientes diagnosticados de adenocarcinoma de próstata con indicación de tratamiento quirúrgico la técnica operatoria más novedosa y mínimamente invasiva como es la  Prostatectomía radical laparoscópica  con preservación neurovascular bilateral y linfadenectomía ilio-obturatriz.